Ideas para dividir tu monoambiente

Vivir en un hogar donde las paredes y las divisiones no existen. Cada vez somos más quienes habitamos espacios pequeños que se acomodan a nuestros gustos y necesidades. Lugares que no requieren mucho tiempo para su arreglo y limpieza, pero al mismo tiempo nos desafían a aprovechar al máximo cada rincón.

A diferencia de otros hogares, el monoambiente ofrece una visión general que refleja la personalidad y diseño de tu casa. Desde la cama podés mirar la cocina y los muebles de la sala: todo integrado, al mismo tiempo. Allí el mobiliario adquiere más de una función y los distintos espacios dialogan entre sí.

Todo  esto hace de los monoambientes espacios donde predomina la practicidad y la sencillez. Pero esto no implica descuidar el diseño y la identidad del hogar. Por el contrario, estos departamentos brindan la oportunidad de ejercitar la creatividad de sumar estética, siendo conscientes de que en estos ambientes “menos es más”. Veamos algunos consejos para potenciar su diseño y la funcionalidad.

Crear espacios

Primera tarea para la vida de monoambiente: tenemos que “construir” nuestro dormitorio. Es decir, debemos generar un ámbito para dormir que se encuentre aislado del resto del hogar.

Al decidir dónde ubicar este espacio conviene que tengamos en cuenta la iluminación y la posibilidad de alejarnos de la entrada.

Existe una amplia gama de materiales y muebles para separar espacios, pero para escapar a los presupuestos altos nos centraremos en elementos más simples y accesibles. Biombos ambientados con tejidos, telas, cortinas y mobiliarios simples y económicos son las mejores alternativas sin gastar mucho dinero.

Una buena idea es construir una biblioteca con diseño original y divertido. Esto nos permite aislar nuestro dormitorio y aprovechar los estantes como espacios de guardado. Así, las bibliotecas nos suman funcionalidad, diseño y orden: tres valores fundamentales para quienes vivimos en monoambientes.

En caso que quieras invertir poco, una opción es construir la biblioteca agrupando cubos de madera. Podés pintarlos, o mantener el estilo rústico, según la ambientación que quieras lograr. Al ser desmontable, podrás organizarla con distintas formas para encontrar la que te guste, o variar a lo largo del tiempo para renovar el ambiente.

Luminosidad

Al momento de separar los espacios, procurá no perder luz natural. Si el monoambiente no es muy luminoso, optá por pintarlo de colores claros y elegir elementos de división que permitan el paso de luz. ¿Algunas posibilidades? Cortinas traslúcidas, paredes de ladrillos vidriados, paneles de vitrofusión. Todos estos elementos ayudarán a dividir sin perder amplitud.

¡Otra alternativa la ofrecen las alfombras! Te permitirán delimitar una zona sin necesidad de paredes o elementos que ocupen lugar.

Muebles de guardado

Es ideal optar por muebles que permitan guardar otros elementos. Las repisas y muebles flotantes son alternativas que te resultarán muy útiles. Otra opción que te permitirá ganar metros son los placares empotrados.

En resumen…

Con algunas ideas simples podemos convertir a los monoambientes que lugares cálidos, acogedores y funcionales ¡Animate a probar estas alternativas y transformá tu hogar! Hasta la próxima.

Recent Posts

Leave a Comment