Llevá el estilo industrial a tu hogar

Materiales urbanos, espacios amplios, estructuras, caños y tuberías… ¿una fábrica en el hogar? Algo así… El estilo industrial es una tendencia que, desde hace décadas, gana lugar y adeptos en todo el mundo

Hoy vamos a contarte las principales características de este estilo, también conocido como loft.

El industrial nació en la Nueva York de la década del 50’. Ante la dificultad de alquilar viviendas, bohemios y artistas comenzaron a habitar antiguos depósitos y fábricas abandonadas.

En este entorno industrial, materiales de hierro, cañerías, ladrillo a la vista, y techos de hormigón se convirtieron en elementos fundamentales. De este modo, nació una nueva tendencia en decoración de interiores que, ante todo, privilegia lo funcional por sobre otros aspectos.

Veamos cómo podés sumar el estilo industrial en tu hogar a través de algunos elementos de decoración de interiores.


Paleta de colores

La elección de la gama de tonalidades que predominarán es fundamental en el diseño de tus ambientes. Si en tu casa hay paredes con ladrillos a la vista, pisos de cemento o elementos de madera es un buen comienzo. Los colores de estos materiales son los más representativos del estilo industrial.

En esta tendencia predominan los colores rojizos, verdes o cobres, característicos de la oxidación de los metales. A esto se suman los tonos más oscuros que adquiere la madera con los años.

Estas tonalidades se combinan con colores neutros: negro, marrón, gris y blanco. Sobre esta base, tenés la posibilidad de crear Los colores de las alfombras, muebles, iluminación y elementos decorativos quedan libres a tu imaginación.


Texturas y materiales

Como mencionábamos anteriormente, el protagonismo lo tienen el ladrillo, hormigón, hierro, madera y cuero. Estos materiales pueden combinarse con otras texturas que aportan calidez y confort, como el algodón, lana o arpillera.

El uso de cuero en piezas icónicas, detalles de hormigón armado, accesorios, como herramientas antiguas y elementos vintage… Todo suma texturas al estilo industrial.

Uno de los grandes beneficios de este estilo es su anacronismo: no pasa de moda. Además, es una tendencia en la que pasado y presente conviven y se potencian. Una lámpara de fibra de vidrio puede apoyarse sobre una tabla con estructura de hierro forjado.

 

Muebles

El mobiliario de producción industrial es imprescindible para lograr la ambientación. Las mesadas rústicas o antiguas mesas de café funcionan perfecto. También podés incluir tablas sin tratar con caballetes o estructuras de hierro forjado.

Los sillones de cuero o sillas de maderas, acero o hierro desgastado le suman personalidad a los espacios. Si querés tamizar estos mobiliarios, sumá tapizados de lino o estampados a cuadros.


Luminaria

Otro elemento muy importante de esta tendencia son las lámparas vintages o industriales de metal ¡Podés realizarla artesanalmente, reciclando materiales! Y olvides incorporar la clásica bombita de luz estilo Edison.

Como conclusión…

El estilo industrial es una tendencia, sofisticada, moderna que mezcla formas orgánicas, ingeniería, elementos fabriles, tendencias de Art Decó, minimalismo, rústico… Es decir, una serie de elementos que generan una ambientación con una personalidad fuerte, audaz, refinada.

A través de la combinación de hierro, hormigón, madera y ladrillo lograrás incorporar este estilo que aportará funcionalidad, calidez y belleza a tu hogar.

Ahora que lo conocés ¿Te animás al estilo industrial?

Recent Posts
Comments

Leave a Comment