¿Qué es el estilo nórdico y cómo llevarlo a tu hogar?

Escuchaste hablar de él en blogs, revistas y charlas de amigas. Usan el término para definir muebles, diseños y ambientes. Pero, ¿qué es el estilo nórdico?

Es estilo nórdico, como lo indica su nombre, nació a principios del siglo XX en el norte de Europa: Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca. Actualmente, es una de las tendencias más conocidas en el mundo. También llamado escandinavo, este estilo busca sumar sencillez, funcionalidad y comodidad a nuestras vidas.

Esta tendencia se introdujo en nuestros hogares con gran fuerza, y mantiene su popularidad desde hace más de una década. El nórdico se convirtió en una constante que crece y gana seguidores.

Ante todo, luz

Aunque su nombre y sus países de origen nos transmiten una idea de frialdad, este estilo promueve todo lo contrario. La decoración nórdica es cálida, blanca, con mucha personalidad, y con una premisa clara: luz ¡Mucha luz!

¿Por qué tanto énfasis en esto? El estilo nórdico proviene de tierras con inviernos largos y duros, donde apenas hay luz natural durante gran parte del año.

Para suplir la falta de luz, los diseños escandinavos iluminan los ambientes con colores claros. Por eso, predomina el blanco en paredes, muebles y suelos. Desde luego, esto no implica que otros tonos estén prohibidos. Por el contrario, esta tendencia busca los contrastes recurriendo a mantas, colchas, objetos de decoración y cuadros.

Volver a las raíces

Un segundo aspecto a tener en cuenta, es que el estilo nórdico ve a la naturaleza como fuente decorativa. De allí surgen los materiales y textos de las ambientaciones. La madera es, sin dudas, el elemento clave. Se suele recurrir a la paulownia, el haya o el abedul. Estas maderas, de tonalidades claras, son fáciles de encontrar en los bosques de estos países.

Aunque se puede usar sola, es frecuente la combinación de elementos. Así, la madera convive con el metal, mármol y las fibras naturales, como el lino y el algodón, que son usados para las cortinas. Una mención aparte merece la lana: las mantas son un complemento infaltable hacerle frente al frío del invierno.

Más simpleza en tu vida

Otra de las claves del estilo nórdico parece ser la premisa “menos es más”. En lo referido a muebles, se dejan de lado las ornamentaciones para apuntar a la simpleza de las líneas rectas, combinadas con curvas suaves. El diseño escandinavo se caracteriza por la búsqueda de espacio. Estética y funcionalidad se unen generando ambientes en los que cada objeto tiene una razón de ser.

El vintage. Un aliado

Tan de moda en la actualidad, el diseño retro se lleva muy bien con el nórdico. A lo largo de casi un siglo de historia, el estilo escandinavo se ha renovado para incorporar nuevas tendencias. Si recorremos ambientes inspirados en este estilo, encontraremos piezas y detalles vintage. Elementos y herramientas usadas en trabajos manuales y muebles industriales, son algunas de las de las tantas opciones.

Un detalle final

Las velas y plantas son complementos fundamentales. Por un lado, los candelabros y faroles decoran e iluminan los ambientes cuando la luz natural es escasa. Por otro, los jarrones y floreros traen más naturaleza al hogar. Para esto, las flores silvestres o las plantas verdes son una excelente opción.

Finalmente, podés sumarle al estilo nórdico todo el confort de la mejor ropa de cama. En nuestro catálogo encontrarás opciones que se adaptan a esta ambientación de la mejor forma. Disfrutá de un sueño escandinavo con las sábanas de Náutica Deco.

Recent Posts

Leave a Comment